Es un enfoque turístico que privilegia la sustentabilidad, la preservación y la apreciación del medio (tanto natural como cultural).

El ecoturismo debe seguir estos 7 principios:

  1. Minimizar los impactos negativos, para el ambiente y para la comunidad, que genera la actividad;
  2. Construir respeto y conciencia ambiental y cultural;
  3. Proporcionar experiencias positivas tanto para los visitantes como para los anfitriones;
  4. Proporcionar beneficios financieros directos para la conservación;
  5. Proporcionar beneficios financieros y fortalecer la participación en la toma de decisiones de la comunidad local;
  6. Crear sensibilidad hacia el clima político, ambiental y social de los países anfitriones;
  7. Apoyar los derechos humanos universales y las leyes laborales.

El ecoturismo es visto como una alternativa viable de desarrollo sostenible.